Los proyectos solidarios, al igual que las empresas, nacen para cubrir una necesidad que se detecta. En este caso la necesidad era dar la posibilidad al colectivo de desempleados de mejorar su retrato para redes sociales/linkedin/CV.

Después de unos meses y varias sesiones, vemos que esta necesidad, pese a existir, no está dada a cubrirse. ¿Los motivos? Ni idea.

La cuestión es que las últimas sesiones con personas del público general han sido “decepcionantes” por decirlo de alguna manera. De unas 10 personas apuntadas en la última sesión, solamente una persona ha aparecido a la hora de la verdad.

Esto indica que verdaderamente la gente no quiere cambiar su retrato, o bien le da vergüenza, o sea por la razón que sea, no se toma el proyecto en serio.

Esta es la parte triste del cierre del proyecto, no aceptamos más solicitudes del público general.

La parte alegre es que no cerramos del todo, aceptamos solicitudes de colectivos.

Si bien el público general no ha aceptado el proyecto de la manera esperada, los proyectos de empleo como las Lanzaderas de Empleo, Vive Emplea y un instituto sí que han acogido de una manera gratificante el proyecto.

Por tanto, al igual que con una empresa que no acierta del todo, cambiamos de rumbo (pivotamos) hacia este tipo de asociaciones.

pivot_gif

Mil gracias a todas las personas que han participado, ayudado, difundido el proyecto.

Seguimos, pero con más calma y con las cosas más claras.

J.